x
post 1488x702

Crónica 25,

25- MONGOLIA-1 (EL GOBI)

Ruta : Ruta Gengis Khan | País : Mongolia

¡POR FIN MONGOLIA!
........................
El camino de ida (porque queda la vuelta) han sido 23.500 Km. durante 4 meses y medio a través de 15 países.
Nos detenemos ante la gigantesca estatua de Gengis Khan que se ha erigido en su honor a 50 Km de Ulan Bator. ¿Qué mejor lugar que éste para celebrar la llegada a este remoto país asiático?
Pero bueno... ¿qué tiene Marián en su mano izquierda?


Los que nos siguen desde el principio (o incorporándose posteriormente han visto los post anteriores) lo saben... ¡una botella de vino moldavo de Cricova!
De España a Moldavia fue sólo carretera para posicionarnos en Moldavia, en ese poco conocido país es donde realmente empezó la gran travesía hacia Mongolia. Compramos una botella de vino de las bodegas más famosas y nos propusimos llevarla hasta Mongolia para brindar con ella si conseguíamos alcanzar Mongolia (y fue también un ejercicio de voluntad para no bebérnosla durante estos meses :-) ).
Pero aquí estamos nosotros... y también la botella de vino moldavo. ¡Esta noche la descorchamos y brindamos!

Ahora... ¡ya estamos en Mongolia! Pero queda recorrer este país con una climatología adversa y cuando terminemos... nos quedan varios meses para regresar a Europa. El camino sería a través de otro breve paso por Rusia y luego cruzar Kazajistán, Kirguistán, Tayikistán, Uzbequistán, Turkmenistán... muchos "istán", Irán, quizás Omán... Emiratos... Algunos de estos países más complicados que los que hemos atravesado hasta ahora. A la Ruta Gengis Khan le queda todavía mucho camino y avanzar en solitario por toda una nueva serie de remotos países de Asia.
Pero pensemos en lo inmediato... esta noche brindamos con vino moldavo y... ¡rumbo sur hacia el desierto del Gobi!

¡TRIPLE CELEBRACIÓN en la Ruta Gengis Khan!
¡CHIN, CHIN, a vuestra salud!
 



Esta botella de vino moldavo de Cricova que ha viajado con nosotros casi desde el primer día y se descorcha para una triple celebración...
***¡Hemos llegado a Mongolia!
***Cumpleaños de Marián
***Cumpleaños de Vicente
Nuestros dos cumpleaños están muy juntos, sólo una semana separados (en día...no en años, que ahí sí que hay más diferencia :-) ).
Al despertar...¡rumbo al desierto del Gobi! La zona de Mongolia donde el frío llega un poco más tarde. Esperamos poder volver a quitarnos los anorak y gorros durante unos días.

¡EN RUTA HACIA EL GOBI!
¿Acaso hay algo mejor que compartir parte del camino con manadas de camellos bactrianos?
 



TODOS LOS CAMINOS...
PERDÓN...
TODAS LAS PISTAS LLEVAN AL GOBI (O eso esperamos :-) )





En Mongolia nos encontramos con una población muy amistosa y hospitalaria, es muy fácil acercarse a ellos y pasar buenos ratos. Los niños no pierden ninguna oportunidad para reír.

Marián... te tienes que terminar todo lo que te ponen en el plato.



Un pastor que regresaba con su rebaño nos invita a su casa a comer. El menú: carne de cabra, leche de cabra y queso de cabra.
Mongolia no es un país para veganos.

¡BIENVENIDOS A LAS DUNAS DEL DESIERTO DEL GOBI!
...............
LLegamos por fin. Acampamos entre las dunas, nos descalzamos para sentir la arena, por la noche...hay claridad y tenemos unos días de temperaturas más suaves. La climatología nos da una tregua en esta parte de Mongolia, las noches son frías (1°C) pero durante el día se puede estar sin los anoraks (9°C).
Pero estar aquí...no tiene precio.


 


 



FLAMING CLIFFS (Colinas Llameantes)... una pequeña "Arizona" en el corazón del desierto del Gobi.




DESIERTO DEL GOBI. Parece que estamos en medio de la "nada" pero para nosotros... es un territorio mágico. Nos orientamos y avanzamos con el GPS y cada kilómetro nos llena de emociones. A veces son dunas, otras un volcán extinto, otras una roca emergiendo de la llanura, rebaños de camellos, yurtas (geers) que brotan en medio de la soledad, inesperada vegetación verde generada por alguna bolsa de agua subterránea... Parece la "nada" pero es un "todo". Avanzamos lentos y disfrutando de esta inmensidad.


Tras el Gobi, nos dirigimos a la estepa central de Mongolia, unas tierras a las que ya ha llegado el frío pero confiamos que no nos alcancen las nieves.
Pero a medida que nos alejamos de las dunas... el aire se nota más y más gélido.
 

Resto de crónicas de la ruta

Acerca de los expedicionarios

about

Te presentamos a tus compañeros de viaje

Vicente Plédel y Marián Ocaña son dos aventureros ceutíes con una prestigiosa trayectoria de rutas de exploración a través del mundo y entre los dos cubren todos los aspectos que requiere una expedición.