x
post 1488x702

Crónica 41,

41-OMAN-1 (NORTE)

Ruta : Ruta Gengis Khan | País : Omán

Entramos en ¡OMÁN!
Paraíso de paz, seguridad y amabilidad en tiempos actuales pero sus impresionantes FORTIFICACIONES son la herencia de tiempos pasados muy revueltos.


Llegamos al fuerte de Yanqul, uno de los muchos que siembran la geografía omaní. Su gran dimensión y su grandioso enclave en medio de un oasis al pie de las montañas le confiere un carácter único.


Muchos se encuentra restaurados y pasear entre sus solitarias murallas nos traslada a otra época.


Otros muchos, como el de Al Aswad, están en estado ruinoso tras siglos de abandonos pero... ¿quién no cae hechizado por el encanto de este herido fantasma del pasado que todavía se yergue orgulloso encumbrando el oasis que debía proteger?
..............
LA DOBLE CARA de los WADIS.
Un DESIERTO lleno de RÍOS pero... SIN AGUA. Son los WADIS, los lechos secos de ríos que tan solo llevan agua cuando hay grandes tormentas. La mayor parte del año están secos pero cuando llueve fuerte en algún punto de su curso...son auténticas torrenteras que pueden arrastrar rocas de varias toneladas de peso.


Tienen una CARA AMABLE porque cuando están secos son auténticas carreteras que surcan el desierto, atajos directos para ir de un punto a otro sin necesidad de pistas ni carreteras.
Pero también tienen una CARA MALVADA porque cuando se activan...no tienen piedad, arrasan todo lo que encuentra a su paso.


Y son TRAICIONEROS. Jamás se debe de acampar en un wadi, aunque haga 50 grados y todo el día haya lucido un sol extraordinario. Puede que a cientos de kilómetros haya una tremenda tormenta, el wadi recoge el agua y la lleva torrencialmente por todo su curso. De repente, una gran masa de agua desbocada avanza como un muro y devasta lo que se interponga en su camino. Muchas vidas han sido sesgadas por estos ataques intempestivos y fulminantes. Morir ahogado en un desierto...es trágico e irónico.
...................
OLAS DE PIEDRA.


Más allá de los desiertos, Omán posee unos JEBELES ("montañas") que se erigen como auténticas olas petrificadas creando una serie de murallas rocosas que encierran cañones, oasis, wadis (unos secos, otros con agua)...y mucha aventura para explorarlos a través de pistas excavadas en este oleaje fosilizado.


......................
OMÁN... SIN VÉRTIGO.


Alcanzar la cima de algunos jebeles y acercarse al borde del precipicio permite captar la magnificencia de un paisaje tan estéril como grandioso y cautivador. A nuestros pies se puede ver una "autopista del desierto", un wadi seco que permite grandes avances y llegar a lugares insólitos... mientras no llueva en su curso. 


Viajando sin prisa por Omán permitirá muchos encuentros y largas charlas con los omaníes. Su población es muy sociable, cercana, amable... que siempre tienen una sonrisa y un "welcome" en sus labios para todo viajero que recorre su hermoso y hospitalario país. No sólo su aromatizado café y sus dulces dátiles dejan un excelente sabor de boca, más aún lo deja en nuestro ánimo su cálida y sincera bienvenida a cada paso que damos.


Los largos viajes de los dromedarios... a veces no son tan duros como antes.
..................
COSAS QUE PASAN... CUANDO MENOS TE LAS ESPERAS.
Un vehículo nos "engancha" en un ACCIDENTE de circulación y casi nos arranca de cuajo la defensa.
El protector delantero montado por ARC-Racing cumplió su función, el todoterreno salió intacto. La chapa ni un rasguño. Tan sólo sufrió la defensa, que quedó doblada hacia fuera, como un "cuerno".
Una señora conduciendo un Lexus realizó un giro indebido. Estando a nuestra derecha quiso hacer un giro rápido para dar media vuelta, un cambio de sentido de 180º... peligroso, ilegal y mal calculado porque se cruzaba con nuestro todoterreno que iba en línea recta en paralelo a ella. Freno pero el impacto es inevitable, los dos vehículos se enganchan pero la señora, en vez de parar, sigue avanzando y su puerta de atrás se engancha con nuestra defensa y como sigue avanzando la dobla entera hacia afuera.


Nos detenemos los dos en el arcén, otro coche con tres omaníes también se detiene. La señora no sale ni del coche (llama para que venga un familiar masculino, como así ocurrió a los pocos minutos).
Los tres omaníes del otro coche llaman a la policía, hablan inglés, la comunicación es buena y ayudan en todo. Nos decían: "No os preocupéis, lo hemos visto todo, no es vuestra culpa, todo se solucionará, ya lo veréis". Viene un coche de policía, luego otro y posteriormente otro para levantar el atestado.
La policía establece la culpa inequívoca a la señora, que hizo una maniobra indebida.
Ahora queda arreglar la defensa...no podemos seguir con un "cuerno" hacia afuera. Es tarde, la compañía de seguros está cerrando, hay que hacer el papeleo mañana por la mañana, nos hablan de que el proceso y la "luz verde" del seguro para mandar arreglar desperfectos puede durar una semana. Eso nos deja helados, no podemos pararnos una semana si nuestro visado tiene sólo 30 días de duración.
......................
IMPRESIONANTES LOS OMANÍES.
Tras el accidente, a la mañana siguiente, de nuevo en la compañía de seguros. Estábamos realmente preocupados por lo que podía durar la reparación de la defensa, nos dijeron que entre papeleo y taller podía tardar una semana. Relizábamos los trámites con el sobrino de la señora que causó el accidente, él mismo se lo tomó como algo personal y fue el que insistía a la compañía de seguros para que se hiciese todo rápido, que éramos extranjeros y no podíamos esperar una semana. El empleado de la compañía de seguros es también un caballero, hace unas llamadas y consigue que le autoricen la reparación sin los 3 peritajes que piden normalmente.


Mi parte se pone encima de todos los pendientes.
Queda el problema del tiempo de reparación.
Encuentran un taller que nos dice que si les entregamos la defensa enseguida, la pueden tener lista al día siguiente, trabajarían con ella aunque fuese después de su hora de cierre. La aseguradora intenta decirme donde está el taller, es un lío tremendo porque está a 10 Km. en una zona industrial. Cortan por lo sano para no perder tiempo. Un empleado de la oficina coge su coche y me dice de seguirle. Llegamos al taller, empiezan a desmontar la defensa y llega el sobrino de la señora para ver si todo iba bien. Habla con el jefe de taller diciéndole que no se retrasase en la entrega, que somos extranjeros de viaje y no podemos estar varios días esperando la reparación. El jefe de taller le da su palabra de que estará lista al día siguiente por la mañana.
Así pues, se quedan con la defensa y nosotros aprovechamos ese tiempo "bloqueados" para explorar los alrededores, hay varias fortificaciones, oasis... La verdad es que cualquier rincón de Omán es fascinante.


Al día siguiente por la mañana la defensa está reparada y la montan sin demora. Tenemos teléfono omaní y a lo largo de la mañana nos llaman el empleado de la compañía de seguros y luego el sobrino de la señora, ambos para saber si estaba todo arreglado y en orden. IMPRESIONANTE.

Seguimos nuestra ruta hacia MUSCAT y un accidente ha hecho que este país y sus gentes nos gusten todavía más.

Resto de crónicas de la ruta

Acerca de los expedicionarios

about

Te presentamos a tus compañeros de viaje

Vicente Plédel y Marián Ocaña son dos aventureros ceutíes con una prestigiosa trayectoria de rutas de exploración a través del mundo y entre los dos cubren todos los aspectos que requiere una expedición.