x
post 1488x702

Crónica 26,

26- MONGOLIA-2 (INVIERNO EN LA ESTEPA)

Ruta : Ruta Gengis Khan | País : Mongolia

EL DESIERTO DEL GOBI queda atrás y seguimos avanzando con el GPS por la GRAN ESTEPA CENTRAL. El frío se empieza de nuevo a sentir, recuperamos los anorak y los gorros calentitos. La nubes ya son amenazantes, nos caen algunas nevadas pero son suaves, esperemos que las grandes nevadas empiecen cuando ya hayamos salido de Mongolia.
En el camino, las estupas aparecen en medio de la nada. Las oriflamas (banderas budistas de oración) ondean frenéticas al son que les marcan los vientos. Que esas plegarias que se llevan las frías brisas de la estepa también  guíen nuestro avance.



NÓMADAS del PASADO y del PRESENTE.


Las GEERS (o YURTAS) de los nómadas mongoles salpican todo el territorio. Cuando la noche está cercana y vemos alguna tienda de pastores, acampamos junto a ellos. La hospitalidad es parte de su cultura y siempre te reciben con los brazos abiertos. Y hasta la hora de dormir estamos con ellos junto a la estufa de leña que siempre tienen encendida en su geer. Nos comunicamos por gestos y aunque la mayor parte del tiempo acabamos con risas al no lograr entendernos, siempre conseguimos que ellos sepan algo más de nuestro modo de vida y nosotros del suyo. Momentos inolvidables.

Pequeñas nevadas esporádicas ya nos estaban avisando desde hace más de 15 días pero ya hoy...
... lo que nos TEMÍAMOS... OCURRIÓ. Llegó la GRAN NEVADA que marca el principio del invierno... aunque estemos en octubre.


El manto blanco nos ha capturado, la temperatura nocturna ha bajado hasta los -16ºC, la diurna no sobrepasa los -5ºC en la estepa central mongola. Todo ha quedado cubierto de nieve, no se ve ni una pista, no sabemos por donde ir. Tenemos que pararnos hasta que los lugareños comiencen a moverse y dejen marcadas las pistas sobre la nieve. La fortuna quiso que estuviésemos cerca de una pequeña población y pudiésemos alojarnos en una pequeña casa de huéspedes. No podíamos acampar bajo cero y en medio de una ventisca de nieve. Esperaremos aquí hasta que se vuelvan a ver (o intuir) las pistas.

MONGOLIA. ESTEPA CENTRAL.
Ha parado de nevar, la tierra desnuda ya se ha vestido de gala con su traje blanco de invierno. ¡Espectacular!
Las temperaturas están siempre bajo cero, las noches son terriblemente frías.
Las pistas han desaparecido bajo el manto de nieve pero tenemos que seguir avanzando si no queremos ser devorados por inmisericorde invierno. Si no vemos rodadas...nos orientamos con el GPS.



MONGOLIA.
La ESTEPA SE CONGELA pero... LA VIDA SIGUE.
.............
Los pastores y nómadas se abrigan más pero siguen recorriendo la estepa igual que en verano.



Llegamos a KHARKHORIN (Karakorum), la CAPITAL IMPERIAL de GENGIS KHAN.



La importancia de antaño se ha desvanecido, no queda nada, como nómadas que eran, todo era efímero.
Ahora es un pequeño pueblo en medio de la estepa.
Pero el fortificado complejo monástico budista del siglo XVI es espectacular (construido en parte con restos de la antigua Karakorum) , así como los paisajes que le rodean...ahora (muy) blancos y (muy) helados.

ATARDECER... BAJO CERO.



La verdad es que el frío y la nieve nos está suponiendo un gran contratiempo pero cuando uno ve algo así... ya no importa ni el frío, ni la nieve, ni las ventiscas... Te quedas maravillado y agradeces al destino poder vivir la "Mongolia blanca".

UN PROBLEMA GORDO... UNA SOLUCIÓN MONGOLA en 11 puntos.
.................................
¿Cucú, donde está nuestro todoterreno?



Pues nuestro 4x4 no está jugando al escondite. El frío nos ha hecho una jugarreta de las gordas.

Lo resumo en 11 puntos:
**1) Imposible acampar por el frío y calculamos la etapa para acabar en un pequeño pueblo y alojarnos ahí. Hicimos bien, esta noche alcanzamos los -20ºC. Por la mañana arrancamos el motor y todo bien, para que se vaya calentando lo dejo en ralentí unos 30 minutos mientras cargamos el todoterreno.
**2) Nos despedimos de los amables anfitriones y nos vamos pero el 4x4 se detiene a los 30 metros. Imposible arrancarlo y ningún indicador está encendido.
**3) Va llegando gente, unos dicen entender de mecánica y querer ayudar.
**4) Encuentran el problema al desmontar el filtro de gasoil. El combustible no llega, el GASOIL se ha CONGELADO. Del filtro salen bloques de hielo.
**5) IMPOSIBLE esperar a que se descongele porque la máxima de estos días está siempre bajo cero. hay que descongelar el gasoil que se ha congelado en el circuito de alimentación.
**6) Uno de los voluntarios tiene una gran lona, cubre el todoterreno (me imagino que para hacer efecto invernadero con el sol)
**7) Otro tiene una bomba de bicicleta y empieza a bombear por el tubo de admisión del filtro de gasoil para intentar conseguir que el gasoil se abra paso.
**8) Otro tiene un soplete y me dice que compre una bombona de gas para el soplete, eso hago.
**9) El del soplete se mete debajo del coche cubierto por la lona y empieza aplicar calor a los tubos metálicos que llevan el gasoil al motor. Quiere descongelar el gasoil con el soplete.
**10) Pues... entre todos consiguen que el gasoil vuelva a circular de nuevo y llegue al manguito que alimenta el filtro de gasoil.
**11) Vuelven a montarlo todo y sangran el aire del circuito (ya que me han desmontado todo, aprovecho y pongo un filtro de gasoil nuevo). Giro la llave y... ¡¡¡ ARRANCA !!! Todo el proceso, manual, mecánico e intelectual llevó dos horas pero... ¡listos para seguir la ruta!



**AHORA REFLEXIONO. Si no llegamos a dejar el motor en ralentí 30 minutos, la parada nos hubiese pillado en medio de la nada, posiblemente a unos 30/40 Km del pueblo que dejamos atrás (volver andando a pedir ayuda era casi imposible por el frío y el viento). Sin saber lo que pasaba hubiésemos tenido que esperar (y sin calefacción en el coche al no tener motor) y rezar para que alguien pasase casualmente por la misma pista que nosotros y que tuviese la amabilidad de remolcarnos de regreso al pueblo. Pero no fue así, afortunadamente.



**MENOS MAL que ocurrió en este pequeño pueblo. Y la hospitalidad mongola hizo que los que sabían de mecánica se volcaran en nosotros para arreglarlo.

EL LAGO BLANCO.



Este inmenso lago en un paraje de ensueño ya ha comenzado el proceso de congelación, seguramente en poco tiempo se pueda andar sobre él. Llegamos en un momento sublime, el bello entorno se ve completado por la lucha entre el hielo y el oleaje que va generando escamas congeladas por toda su ribera.

MONGOLIA... TAMBIÉN TIERRA DE VOLCANES.



Mongolia es inagotable, volcanes perfectamente definidos aparecen en nuestro avance por la estepa norte y central. En las montañas de Khangai se encuentra el volcán Khorgo (en la imagen), el que más nos ha impactado. Tan definido que parece recién extinto aunque su última erupción fue hace 8.000 años. Hay que subir a su cima para disfrutar del cráter y de las vistas desde sus 2.240 m de altitud.


 


 



En estas frías latitudes mongolas NUESTROS COMPAÑEROS DE VIAJE son los YAKS.



UNA RUTA... DOS MONGOLIAS.
.................................
Llegó el día de partir de MONGOLIA. Entramos en una Mongolia seca y árida y partimos de una Mongolia engalanada de blanco.



Cuando nos cubrieron las primeras grandes nevadas y alcanzamos por primera vez los 15º C bajo cero... estuvimos a punto de cortar por lo sano y partir de estas gélidas tierras. Luego hizo todavía más frío pero decidimos "aguantar" e intentar seguir con la ruta prevista. Fue realmente una decisión muy acertada a pesar de no tener equipo para estos extremos y que en una ocasión se nos congelase el gasoil pero... esta Mongolia blanca nos ha cautivado. 

Ahora toca pensar en el PAMIR de TAYIKISTAN, nuestro siguiente gran objetivo.
Otro desafío porque al llegar tan tarde... tendremos que intentar cruzar en noviembre una cordillera tan hermosa como agresiva y superar varios puertos de más de 4.000 m. de altitud. Si ya en la estepa mongola fue una dura experiencia, nos inquietan esos pasos de montaña tan altos.
Pero antes de llegar al Pamir hemos de volver a cruzar una parte de RUSIA por las montañas ALTAI para continuar por KAZAJASTÁN y KIRGUISTÁN.

 

Resto de crónicas de la ruta

Acerca de los expedicionarios

about

Te presentamos a tus compañeros de viaje

Vicente Plédel y Marián Ocaña son dos aventureros ceutíes con una prestigiosa trayectoria de rutas de exploración a través del mundo y entre los dos cubren todos los aspectos que requiere una expedición.