x
post 1488x702

Crónica 38,

38-IRÁN-2 (¡NAVIDAD!)

Ruta : Ruta Gengis Khan | País : Irán

NAVIDADES ISLÁMICAS.
Así es, las fechas navideñas nos coincidieron en la República Islámica de Irán. Esperábamos unas Navidades muy sosas pero nada de eso.


Sí que resulta curioso tener la cena de Navidad al amparo de un tapiz con La Meca pero son esos detalles lo que hace que nunca las olvidemos.
Se nos notaba que éramos extranjeros y fueron muchos los iraníes que se acercaban y nos felicitaban. No estaban al margen de esta celebración cristiana porque tiene repercusión internacional, ya vivas en un país islámico, budista, hindú, laico o ateo.
Incluso muchos hoteles y guest house tenían decoraciones navideñas no religiosas, es decir: árboles de Navidad, guirnaldas, estrellas, bolas brillantes, luces...
La hospitalidad iraní unida a diversos encuentros casuales y avatares que sólo se producen cuando viajas sin rumbo y sin calendario hizo que esas dos fechas acabásemos en dos hoteles, el uno muy diferente del otro.


El HOTEL DAD de la ciudad de YAZD es sin lugar a dudas el alojamiento más emblemático e histórico de Yazd. Ninguno tiene su antigüedad ni su historia, a lo que se une que la misma familia lo ha dirigido durante casi 100 años.
Desde el primer momento uno se siente en Irán cuando todas las habitaciones giran alrededor de un gran patio, como así se había hecho desde hace siglos con ideas protección y cobijo.


Abdolkhalegh Dad fue quien abrió este singular edificio como hotel a principios del siglo pasado y su última voluntad fue que sus descendientes siguiesen sus pasos y así ha sido. Ni las guerras, ni los turbulentos tiempos del Sha, ni la revolución islámica de Khomeini, ni las diferentes crisis que ha sufrido el país ha hecho que la familia Dad abandonase el legado del patriarca. Hoy en día es un hotel de cuatro estrellas.


Fuentes, terrazas, galerías, arte, torres captadoras de brisas... irradian la belleza de Yazd en todas sus expresiones.



Para llegar a la habitación se hace por exteriores, a través de galerías y en los cruces aparecen las cúpulas abiertas, que dan luminosidad y permiten circular el aire cuando llega el tórrido verano.


La historia y la arquitectura tradicional se fusionan en este hotel de 4 estrellas... no faltando ni un detalle.


¡Y LLEGÓ LA NOCHEVIEJA!
Muy cerca de Yazd, a tan solo 70 Km.al este, se encuentra otro hospedaje que no deja a nadie indiferente. Encajado entre el desierto y las montañas está uno de los escasísimos caravanserais de planta circular. Se trata del CARAVANSERAI  ZEINODIN, maravillosamente restaurado y convertido en hostel.
¿Quién no querría pasar el Año Nuevo en un lugar así?


Replegado sobre sí mismo y totalmente defensivo, el circular caravanserai Zeinodin tan solo se comunica con el exterior a través de su fortificada puerta y unas estrechas saeteras estratégicamente abiertas en los muros.


Hemos acampado dentro y fuera de caravanserais en ruinas pero será la primera vez que estemos realmente hospedado en uno de ellos en mitad del desierto, en las mismas salas donde se alojaban los componentes de las caravanas que cruzaban este inmisericorde desierto.


¿A que no es difícil de comprender lo que sentirían las caravanas cuando tras semanas de incierto avance por "la nada" divisaban en el horizonte un caravanserai donde encontrarían agua, comida y... protección.


Todas las habitaciones y dependencias se encuentran dispuestas alrededor del pozo de agua.


El ser un edificio histórico no permite obras ni modificaciones, las habitaciones poseen la sobriedad de tiempos pasados... y también su encanto.


Entre estos históricos muros caravaneros esperamos al Año Nuevo y aprovechamos para trabajar en crónicas, vídeos, organizar las fotos... Y si nos cansamos, subimos a los torreones, vislumbramos el desierto, nos tumbamos entre los almohadones y leemos, nos tomamos un té... hasta que llega el gran día...
¡FELIZ  AÑO  NUEVO!


El director del hotel ha preparado una velada muy especial y decorado el gran salón para la ocasión. Je, je... pero no nos confundamos, las botellas no son de cava, son de mosto espumoso (sin alcohol) y cuando cogemos una botella para verla resulta que... ¡es de origen español! :-)


Tras dar la despedida al año viejo y deseando que el año nuevo nos depare tantas satisfacciones como las vividas hasta ahora recorriendo Asia.
En esos momentos no podíamos ni imaginar que tras Irán... íbamos a estar más de tres meses sin volver a estar en un hotel. El nomadismo nos lleva a adaptarnos a cualquier circunstancia y disfrutar de cada minuto, cada lugar, cada encuentro...

Partimos hacia Isfahan, la "Mitad del Mundo"

 

Resto de crónicas de la ruta

Acerca de los expedicionarios

about

Te presentamos a tus compañeros de viaje

Vicente Plédel y Marián Ocaña son dos aventureros ceutíes con una prestigiosa trayectoria de rutas de exploración a través del mundo y entre los dos cubren todos los aspectos que requiere una expedición.