x
post 1488x702

Crónica 43,

43-OMAN-3 (RUB-AL-KHALI)

Ruta : Ruta Gengis Khan | País : Omán

El CORAZÓN de OMÁN.
Desde el primer día sentimos la hospitalidad del pueblo omaní. Son muchas las veces que se ponen a hablar con nosotros y nos invitan a la ceremonia hospitalaria del café arábigo aromatizado con cardamomo acompañado de sus sabrosos dátiles.


....................
¡BENDITOS OASIS!


En medio de la aridez brotan estos pequeños nirvanas arábigos.


Acampamos entre sus palmeras, disfrutamos de su frescor, nos damos un baño, cenamos bajo la luz de la luna, nos tumbamos a mirar las estrellas... ¿quién necesita algo más?
...................
GUARDIANES DEL PARAÍSO.
Mares de palmeras cubren prósperos valles bendecidos por el agua de las montañas y del subsuelo. ¡AGUA!...una palabra mágica que da la vida en medio de la aridez de la Península Arábiga.


Más preciada y codiciada que el oro había que protegerla y en Omán aparecen por doquier impresionantes fortificaciones que defenderían este tesoro de la naturaleza.


          (Fortaleza de Samail)
Antes de la riqueza que le dio el petróleo, su prosperidad de las tierras del interior provenía de estos frondosos y ricos valles agrícola. Largas CARAVANAS surcaban sus arenas para llegar a estos paraísos, descansar, traer mercancías y llevarse otras. La palmera datilera era el rey, ¿he dicho "era"?, corrijo, sigue siendo la reina de la agricultura omaní.


Más de 100 variedades distintas de dátiles crecen en esta generosa tierra, se exportan a todo el  mundo y dan bonanza a una población que no deja de lado lo que producen estos dadivosos valles.
...................
ENTRE el CIELO y el INFIERNO.


Proseguimos el avance hacia el sur, encontrándonos "atrapados" entre el azul del cielo y el rojo "infierno" de unas lagunas salinas cuyas algas le dan ese color tan llamativo... y cautivador.
......................
RUB AL KHALI... 20 AÑOS DESPUÉS.


El Rub Al Khali , gigantesco desierto que se esparce por Arabia Saudita, Yemen y Omán, es otro mito. Se le bautizó como el "Empty Quarter"... el "Espacio Vacío" porque es inmenso y con temperaturas tan extremas durante medio año que no se puede sobrevivir en él. Es posible cruzarlo si se está bien preparado y equipado pero no hay ningún pueblo, ni pastores, las antiguas caravanas sólo lo surcaban en algunos sectores, nunca de lado de lado. La vida sólo era posible en sus lindes.


Hace 20 años exploramos Yemen con dos todoterrenos (y escribimos el libro "Tras las Huellas de la Reina de Saba"). Una de las etapas era cruzar un sector del Rub Al Khali para llegar a una serie de wadis paradisíacos al otro lado de las arenas. En Yemen ese sector del Rub Al Khali es una zona muy tribal, de muchos secuestros y robos (partiendo de Marib, la antigua capital de la Reina de Saba).


Tuvimos que contratar los servicios de un clan de beduinos para que estando bajo su protección, nadie nos "tocase" en ese recorrido. Un pick up con un miembro de ese clan y nuestro escolta, ambos armados con kalashnikov, eran nuestro salvoconducto. Si alguien nos tocaba...entraban en guerra con el clan que nos "protegía". Es la misma filosofía que se hacía antiguamente con las caravanas pero... que sigue vigente en esta parte del mundo.


Así pues, con nuestros dos todeterrenos y la pick up beduina...nos lanzamos a las dunas del Rub Al Khali. Atascos en la arena, algunas correcciones de rumbo, altos para comer, parada técnica para rellenar los tanques de gasoil con nuestros bidones... sin más sombra que la de nuestros todoterrenos... y llegamos al wadi tan ansiado. Agotados pero a salvo.


Hoy, 20 años después, NOS VOLVEMOS A ENCONTRAR CON ESAS MISMA ARENAS pero... en el lado omaní. Se reviven muchas emociones... nos cogemos de la mano en silencio y miramos un horizonte donde las dunas se extienden hasta el infinito. Llega un atardecer de ensueño. Es un bonito reencuentro.


El sector del Rub Al Khali que está en Omán no hay guerra ni bandidos rastreando una presa pero... Yemen está muy-muy cerca, y eso ya no es tan seguro. Yemen está una vez más en guerra y ese precioso país vuelve a sangrar, está cerrado de nuevo...y es peligroso.


En esta ocasión estamos solos, no vamos a repetir la epopeya vivida en Yemen, cuando éramos 3 vehículos para enfrentarnos al "Espacio vacío". Hemos llegado hasta aquí y queremos volver a sentir sus arenas, nos adentraremos en él pero sólo en este extremo omaní.


RUB AL KHALI...
   ...momentos de ACCIÓN...
       ...momentos de CONTEMPLACIÓN.


Así es el desierto Rub Al Khali, el "Espacio Vacío", despiadado y seductor a la vez. La velocidad nos mantiene a "flote" para no hundirnos en sus arenas pero a la vez... hay que parar para contemplar la belleza de esta marejada indómita de ondulantes arenas.
......................
¡ESPIADOS!


Acampamos en la soledad del desierto, preparamos una fogata para la noche pero... resulta que no estamos solos. Una familia de camellos siente curiosidad por el movimiento y aparece sobre las dunas. ¿Quién no querría estar aquí?

Llegó el momento de partir del desierto Rub-Al-Khali pero no abandonamos las arenas. Tan solo vamos a cambiar las doradas arenas de las dunas por las blancas arenas del MAR DE ARABIA, donde nos encontraremos la magia de la costa de Omán.

Resto de crónicas de la ruta

Acerca de los expedicionarios

about

Te presentamos a tus compañeros de viaje

Vicente Plédel y Marián Ocaña son dos aventureros ceutíes con una prestigiosa trayectoria de rutas de exploración a través del mundo y entre los dos cubren todos los aspectos que requiere una expedición.